Hay marcas que han llegado a un grado de identificación tal con un equipo que no se entiende al uno sin el otro. Patrocinios deportivos tan longevos que aún cuando ya han dejado de sponsorizar al equipo, todavía visualizamos a esa marca en la camiseta o en el naming del club. Si se elige bien al club o deportista, la marca puede tener grandes beneficios en el área de influencia del equipo, pudiendo crecer a partir de ahí, generándose defensores acérrimos e incluso prescriptores de la misma, ya se sabe, en el deporte todo se lleva con pasión.

Pues bien, para demostrar ese grado de identificación con la marca y lo útil que puede resultar a largo plazo hacer un patrocinio deportivo extenso, vamos a citar una serie de ejemplo de los que son algunos de los patrocinios deportivos más longevos del mundo del deporte.

Coca Cola y los Juegos Olímpicos

El refresco por excelencia es ya una parte más dentro del engranaje deportivo de los Juegos Olímpicos. No en vano, Coca-Cola lleva apostando desde 1928, en Amsterdam, por este evento, el más grande en el mundo del deporte, y seguirá haciéndolo, por lo menos, hasta Tokio 2020.

El origen, como decimos, data de 1928, cuando un barco proveniente de Estados Unidos dejó un cargamento de más de 1.000 cajas de botellas de Coca-Cola en Ámsterdam, que más tarde se venderían en kioscos repartidos a lo largo del recinto olímpico. Además, las bebidas también serían utilizadas por los deportistas, gracias a los positivos efectos que tiene en su hidratación. No solo eso: el logo de Coca-Cola ya se dejaba ver en algunos de los carteles del evento. De ahí en adelante, toda una ristra de merchandising y elementos de patrocinio que asocian a ambas marcas al evento deportivo por excelencia.

Omega y los Juegos Olímpicos

En 28 ocasiones desde 1932, OMEGA ha desempeñado el papel de firma Cronometradora Oficial en los Juegos Olímpicos. Una evolución que les ha hecho parecer en las fotos de los grandes records mundiales de la historia. Todo siempre con un inicio: Un solo maestro relojero suizo llegó a Los Ángeles en 1932, con 30 cronógrafos de ratrapante. Hoy, un equipo de profesionales de cronometraje está apoyado por hasta 450 toneladas de material.

Slazenger y Wimbledon

En otras competiciones de enorme tradición, como es el caso de Wimbledon, las costumbres no cambian. El torneo más prestigioso sobre hierba presume de contar con socios tan longevos como Slazenger, que supera los 115 años suministrando las pelotas de la cita tenística más prestigiosa de la temporada. Ningún vínculo en la historia del deporte ha perdurado tanto como este.

Shell y Ferrari

Ferrari mantiene con Shell un vínculo que tiene su razón de ser antes incluso del nacimiento de los bólidos rojos. En 1924, la petrolera ofreció su apoyo a Enzo Ferrari cuando este era piloto de Alfa Romeo, dando comienzo a la alianza. De hecho, desde la participación de la escudería transalpina en el Mundial de 1950 hasta principios de los 70, y luego de manera ininterrumpida desde 1996, Shell ha contribuido a sus éxitos ofreciéndole los mejores carburantes y lubricantes que estaban a su alcance.

Celta de Vigo y Citroën

Tener a unos metros de un estadio de fútbol, Balaídos, una de las fábricas más grandes de la la marca Citroën, casi significaba una alianza de por si segura. 31 años duraron Celta de Vigo y Citroën juntos de la mano en Primera, Segunda y competiciones europeas. Un amor duradero, como sus coches, comentarían desde el emblema francés. Lo curioso fue que el primer acuerdo, con Rivadulla de presidente, se cerró por 17 millones de pesetas y una furgoneta Citroën C-15.

Adidas y Bayern Munich

Seguimos en el fútbol y hablamos de una de las supermarcas, Adidas, que es la que más ejercicios lleva de manera ininterrumpida apostando por el Bayern de Münich desde 1966 y la última extensión de contrato que firmaron ambas partes alargaba la duración de este hasta 2030, para cuando el que el club bávaro habría ingresado solo con la última renovación 900 millones de euros en sus cuentas.

Carlsberg y Liverpool

Si cerramos los ojos, seguro que aún vemos a la conocida marca de cervezas en la camiseta del Liverpool. Pues bien, esta unión, la más conocida de la ciudad, después de The Beatles, duró de 1992 hasta 2011. Ahora bien, que se les acabara el amor en la camiseta, no significa que se les terminara el patrocinio. Carlsberg siguió con los red proporcionando bebida a los aficionados hasta la fecha. Un acuerdo que les ha llevado a vender más de 7 millones de botellines. No está nada mal, verdad.

Nike y Michael Jordan

La alianza entre Mike y Nike tuvo un capítulo en nuestro blog, pero no por ello debemos de olvidarla en este repaso a las alianzas más longevas. Desde 1985 llevan ambas marcas unidas, aún y cuando Jordan hace años que dejó la práctica del baloncesto.

 

 

 

Categorías: Patrocinios deportivos

Equipo Scoutim

Scoutim es la comunidad deportiva que nace con el objetivo de democratizar la industria del deporte y dar la oportunidad a deportistas y equipos de alcanzar sus metas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *